Agente principal en infecciones víricas o bacterianas de tipo agudo o crónico (disinmunidad). Proceso de inflamación crónica con irritación y exudación de las serosas.