Drenador hepático y protector de parénquima hepático. Disfunción hepática. Esteatosis. Procesos inflamatorios con mala eliminación biliar. Hepatitis subaguda y crónica, ictericia.