*La Homeopatía es una terapia reactiva que no depende de patrones fijos o de protocolos específicos, ya que ponemos en relación la situación individual de cada enfermo, con sus diferentes niveles de manifestación patológica y respuesta.

*El patrón de interpretación de dosis y frecuencia de tomas es totalmente contrario a la Alopatía por lo que, no nos guiaremos por el tomar más dosis o más veces “por si acaso”.

*Como hemos visto a cada nivel de similitud le corresponde unos grados de dilución, esto no es fijo y además, el sujeto va cambiando su grado de manifestación sintomática cuantitativa y cualitativamente a lo largo de su evolución y claro esta, esto hace cambiar a veces los medicamentos prescritos o su dilución.

*La práctica clínica demuestra la existencia de una amplia banda de sensibilidad del medicamento, cuando éste es elegido según la Ley de la similitud, por ello no hay que pensar que sólo hay una dilución activa, aunque debemos tener en cuenta las reglas de prescripción y que se resumen sobre todo en:

*Cuanto más amplia sea la similitud, más elevada será la dilución y viceversa.

*La elección de la forma farmacéutica está en relación a la comodidad de la toma, la frecuencia del suministro y la necesidad de asegurar una buena absorción.

*Cuanto más aguda es la sintomatología, más frecuente debe de ser su administración. Por ejemplo, Colocynthis 9CH, 3 gránulos cada 10-15 minutos en caso de cólico nefrítico e ir espaciando según mejoría (ayudado o no de antiespasmódicos clásicos).

*En los casos de patología crónica o de larga evolución o en fase de remisión o de mantenimiento, las tomas deben ser más espaciadas, atendiendo a los síntomas o apoyo general (remedios sintomáticos y/o remedios de fondo), según necesidad. Por ejemplo, Ignatia 30CH, 15 gránulos semanales, en caso de hipersensibilidad nerviosa con tendencia a la depresión.

*La técnica de la posología escalonada (por ejemplo 9/15/30 CH), es decir, ir aumentando la dilución conforme pasa el tiempo. Se reserva a los casos siguientes:

  • Casos crónicos, pero recientes.
  • Posible hiperreactividad del medicamento en el paciente (por ejemplo, Sulfur inicialmente en un caso de alergia, se aumentaría la dilución de un modo progresivo: 9-15-30 CH y se observará la reacción de adaptación).
  • Buscar una similitud psicológica pero de tipo progresivo, al mejorar inicialmente las esferas orgánicas.

*Es aconsejable tomar los remedios homeopáticos fuera de las comidas, al menos media hora antes o una hora después de comer. Esto incluye la ingesta de líquidos, tabaco, café, alcohol y sustancias aromáticas. También es recomendable usar dentífricos homeopáticos sin mentol.

*En la presentación sólida, debe de disolverse el preparado por completo y mantener la sustancia unos 30 segundos debajo de la lengua antes de su ingestión, así se facilitará su rápida absorción.

Fórmulas compuestas:

Aunque la Homeopatía intenta buscar la especificidad de acción de una sustancia en correlación al síntoma del paciente, hoy en día sabemos que las enfermedades no se manifiestan de modo aislado sino que, interaccionan entre sí. Actualmente han aparecido las denominadas “nuevas enfermedades de la civilización” y con el aumento de la expectativa de vida, hace que aumente la incidencia de enfermedades crónico-degenerativas que a veces, se van solapando e influenciando mutuamente en una misma persona. Por ello, se han creado fórmulas compuestas que buscan por un lado, el efecto sinérgico pero también complementario de los remedios contenidos y sobre todo, en enfermedades que manifiestan comúnmente unos síntomas bastante prefijados. De este modo los preparados compuestos, pueden ser aplicados a un gran número de pacientes con síntomas relativamente comunes. Ello no desvalora la acción específica del remedio homeopático unitario, porque el buen homeópata individualiza a los pacientes según sus síntomas particulares y sus tratamientos respectivos.

Las patologías frecuentemente relacionadas con las fórmulas compuestas se hayan frecuentemente en el campo de aplicación de enfermedades reumáticas, dolores, enfermedades infecciosas respiratorias y alteraciones circulatorias.

Por ejemplo: Fórmula compleja para gastritis (en gotas)

Nux vomica D6 Artemisa D6 Robinia D12
Magnesia phosphorica D6 Etanol 45%

La selección del medicamento se hace después de realizar una entrevista con el homeópata, completándose una historia clínica minuciosa que amplia los datos recogidos en la visita médica clásica. No sólo se recogen las características específicas de la enfermedad en sí (cómo y cuándo se inició, hasta dónde los síntomas), sino también, el modo de ser y de reaccionar, tanto física como psicológicamente, y cómo los estímulos externos (el clima, el horario, la altitud, la relación con los demás…) e internos (reposo, digestión evacuación, estática, cambios fisiológicos como la menstruación….) influyen en su estado.

LA CONSULTA HOMEOPÁTICA:

A todos estos factores, externos e internos, que influyen en la forma de evolucionar los síntomas, y que causan efectos de mejoría o empeoramiento, se les denomina MODALIDADES.

Damos importancia relacional con la enfermedad actual a:

- La morfología del paciente: peso y estatura.

- Las proporciones, formas y distribuciones orgánicas.

- La tendencia a padecer determinadas enfermedades (predisposición mórbida) nos proporciona datos sobre la persona en su conjunto. Anteriormente, se manifestó en el apartado de las constituciones.

- La parte psicológica del paciente: inteligencia, memoria, reacción emocional, impactos afectivos, sentimientos…

No todos los síntomas que describe el paciente tienen el mismo valor. En el momento de buscar correlaciones terapéuticas es importante crear ciertas preferencias y escala de valores. Por ello, los clasificamos de mayor a menor importancia en:

- Síntomas etiológicos:

Dan el conocimiento posible de la causa inicial que provoca la reacción de nuestro sistema de respuesta o de autorecuperación y adquiere vital importancia en las enfermedades de tipo crónico.

Dentro de este apartado se consideran los agentes infecciosos o tóxicos, traumatismos previos, los shocks afectivos importantes y desencadenantes, los factores predisponentes de tipo hereditario…Por ejemplo, Medorrhinum 15CH en secuelas de blenorragia adquirida.

- Síntomas psíquicos:

Son estados emocionales claros, característicos y precisos, aparecidos en el inicio o transcurso de la enfermedad y que, tienen cierta influencia en la valoración general no sólo de la manera de ser del paciente sino de la forma más o menos infiltrada de manifestarse la enfermedad. Así pues, el uso de Chamomilla 9CH cuando a un bebé le salen los dientes, suele ir acompañado de irritación malhumorada, lloros e hiperestesia (dolor).

- Síntomas generales:

Pueden ser subjetivos, es decir, que se sienten (dolor, alteraciones de la sensibilidad, falta de energía física, deseos o aversiones, alteraciones del sueño…) u objetivas, se pueden observar (modificación de la transpiración, color, tonicidad muscular y estática, hábito y características de la deposición y de la micción (orina)… Es el caso del Acidum phosphoricum 7CH para el cansancio en la convalecencia de una enfermedad debilitante.

- Síntomas locales:

Son importantes para hacer un diagnóstico, ya que nos pueden representar un signo guía (denominado signo patognomónico). Tendrán importancia sobre todo en la valoración de la enfermedad aguda y circunscrita.

Los puntos a valorar serían la lateralidad y la localización específica. Por ejemplo, el dolor superficial atiende a un componente muscular (Árnica 5CH), a un componente arterial (Sécale cornutum 7CH) o a un componente inflamatorio venoso (Vipera redi 7CH).

En estos casos adquiere vital importancia el aspecto local de la lesión, que nos puede sugerir características de remedios específicos: una lesión dermatológica enrojecida edematosa e irregular de Apis mellifica o la lesión más uniforme caliente y de aspecto más rosado de Belladona.

Al final llegamos a la afirmación Hipocrática de que no hay enfermedades sino enfermos, pues cada persona siente de un modo diferente su enfermedad y la revisión de estos síntomas en escala de valores, muestra toda la riqueza y sutileza de la Homeopatía.